martes, 6 de febrero de 2018

Antónimos de la Estupidez




INTELIGENCIA:


Facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad. La inteligencia es una capacidad mental muy general que implica habilidad para razonar, planificar, resolver problemas, pensar de forma abstracta... La inteligencia es la capacidad de elegir, entre varias posibilidades, aquella opción más acertada para la resolución de inconvenientes y dificultades. En este sentido, cabe distinguirla de la sabiduría, en tanto que esta última es tan solo una acumulación de conocimiento, mientras que la inteligencia implica hacer un uso sensato de ese saber. No obstante, el modo para identificar la cualidad de ser inteligente ha sido enormemente debatido.... La inteligencia es una cualidad que todos los seres humanos poseemos, aunque no todos podemos tenerla de igual manera estimulada y desarrollada. Se trata de poner en juego nuestros conocimientos y aptitudes en todas las acciones de nuestra vida cotidiana, y por ello somos capaces de desafiar obstáculos.

El término inteligencia proviene del latín intelligentia, que a su vez deriva de inteligere. Esta es una palabra compuesta por otros dos términos: intus (“entre”) y legere (“escoger”). Por lo tanto, el origen etimológico del concepto de inteligencia hace referencia a quien sabe elegir: la inteligencia posibilita la selección de las alternativas más convenientes para la resolución de situaciones. De acuerdo a lo descrito en la etimología, un individuo es inteligente cuando es capaz de de escoger la mejor opción entre las posibilidades que se presentan a su alcance para solventar cualquier complicación.

Con estas definiciones, hay muchas más, pero caeríamos en reiteración porque en esencia todas dicen lo mismo,  fruto del estudio de diversas fuentes autorizadas del mundo intelectual, he querido hacer una semblanza para dar una idea clara sobre en que consiste la inteligencia. Pero vayamos por partes, antes de etiquetar a un estúpido como alguien falto de ella, se ha de decir que cualquiera en un momento dado puede cometer una estupidez, hasta las personas más capacitadas intelectualmente pueden llegar a ello, y no por eso los vamos a tildar de estúpidos. Si se llevan ese apelativo aquellos humanos que reiteran perniciosamente en la producción de estupideces de forma continua y en la forma que fuere. Ahí es donde entra el valor de la inteligencia, o mejor dicho la ausencia de ella como factor determinante en el comportamiento de un individuo.

Decía al inicio que la inteligencia es la facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad, con las características propias de cada persona eso podríamos llamarlo un comportamiento inteligente dentro de lo posible. El estúpido no comprende siquiera este razonamiento simple porque es incapaz de asociar ideas o/y pensamientos ligados de una forma lógica o realista.

La resolución de problemas, para estas personas, siempre están ligadas a aspectos que muchas veces no tienen mucho que ver con el problema en si realmente, por lo que las posibilidades de acertar en la real solución de dicha dificultad se ven muy reducidas.

Tienden insistentemente a presumir de saber muchas cosas y conocer bien a las personas. Bueno la sabiduría o la sapiencia tienen mucho que ver con el almacén de conocimientos de una persona y su adecuada aplicación de esos conocimientos. El estúpido suele ser bastante inculto y a muchas veces ignorante, aunque no lo parezca. También se puede dar la posibilidad de que encontremos alguno que es “versado” en alguna materia, con él encontraremos el colmo de la estupidez, su conocimiento le hará doblemente estúpido.

En la introducción se anota el siguiente párrafo: La inteligencia es una cualidad que todos los seres humanos poseemos, aunque no todos podemos tenerla de igual manera estimulada y desarrollada.  

Estoy convencido que los estúpidos pertenecen a esta última, su inteligencia está poco desarrollada, en algunos casos nada desarrollada y en muchos es nula. La cerrazón y categórica manera de expresar sus pensamientos indican poco desarrollo de la capacidad de razonar.

Aunque el término antónimo, desde el punto de vista lingüístico, expresa lo contrario de un concepto, también hay otras palabras que se oponen a la inteligencia aparte de estúpido, idiota o débil mental son categorías psicológicas que determinan la capacidad intelectual de determinados individuos.

La verdad es que si queremos ser algo más precisos para la estupidez el mejor antónimo sería el de entendimiento o comprensión. Para ello habrá que sumar ciertos aspectos que acompañan a la inteligencia como son: la sagacidad, la perspicacia, astucia, agudeza y habilidades. De ellas hablaremos más adelante.